martes, 23 de noviembre de 2010

Mismo diario

Regresé de un retiro hace dos semanas. Un súper retiro. EL RETIRO... cosa que fácil ni les interesa, pero que conste que se la pierden.

Bueno... la cuestión es que andaba yo por la vida, medio bajoneada en mi talking diario con el Daddy. Hablar con Él es algo constante porque cuando te das cuenta estás hablando con Él en la combi o en el bus, esperando que tu perro haga lo propio en en parque, caminando a la bodega... La cosa es que te das cuenta que hablas con Él a cada rato.

Continúo. Andaba yo bajoneada y se da el retiro y me obligan a ir. Sí, me obligaron, porque yo ya estaba pensando en disfrutar de un tranquilo fin de semana, pintando bolsos y cuadros, cociendo carteras y esas cosas que de haberlas hecho las habría vendido y tendría algo más de fondos. Mi hermano me obligó sin querer porque me comprometió, sin querer también, a ir antes a la casa de retiro a preparar una ambientación para el equipo que dio el retiro. Fui, recibí a los que llegaron antes que el manchón y medio de mala gana me dispuse a vivir el retiro.

Resultado del retiro: me encantó, lo viví como si hubiera sido para mí solitita y además al regresar a jaus estaba determinada a no dejar de hablar con el Daddy. Qué podía hacer? `Ay! Mili!´ pensé, `es obvio!´ Me pasé la tarde del domingo y parte del lunes buscando uno adecuado y casi en la noche del lunes encontré un cuaderno adecuado y a escribir mi oración se dijo.

Lo que más hago es escribir, si por eso dejaba al Daddy pues lo agrego a mi hobby mejor, no? Así que ahora tengo un cuaderno de oraciones. Escribo, sorprendentemente, TODOS los días y ya se me va a acabar el cuaderno a estas alturas, con solo una semana y días de creado. Nada mal no?

Eso es positivo! :) Gracias Daddy! Das buenas ideas xD