lunes, 12 de enero de 2009

Rabietas a mi!

Soy una persona de esas que cambian tan rápido de estado de ánimo que en un día presento tantos matices de mi atolondrado carácter que abrumo. Dependiendo de quien sea quien me acompañe puedo estar alegre y seguir así todo el tiempo o sufrir cambios bruscos de humor tanto que soy conciente que soy yo quien inicia muchas veces las discuciones con personas con quienes ya me disculparé en algún momento. Espero. Pero usualmente me controlo. Ya les he contado lo buena actriz en la que me he convertido para poder esconder, debajo de máscaras y caretas de diversas indoles, mis constantes cambios de humor o lo que verdaderamente puede estar abrumandome en algún momento en particular. No me gusta demostrar fragilidad. Ser fragil delante de otros es mi kriptonita, sobre todo si esa otra persona me interesa de alguna manera, pero ese es tema aparte y para otro posible post.

Siempre he llevado la procesión por dentro como dicen usualmente, pero eso no es bueno. Ya lo admití a su debido tiempo hace poco más de un año cuando sufría por no dejarme vencer por los abrumadores pensamientos de la inminente partida de mi papá y por el aguantarme a lo macho las incontrolables ganas de llorar a cada segundo del día, cosa que solucionaba a solas en cualquier galería, museo o café cuando se suponía que estaba en el instituto estudiando, o cuando emprendía los viajes San Borja - Barranco para ir a ver a mi papá las veces estuvo internado en la clínica.

Y las rabietas... Oh, mis divinas rabietas! Debrían apodarme Mili Rabietas por lo usual que es verme hacer una rabieta por pequeña e imperceptible que pueda parecer: si te pareció una micro rabieta créeme que lo fue. Según he llegado a la conclusión, mis rabietas vienen a ser mi campana extractora ya que de algún modo tengo que desahogar toda esa presión que acumulo aquí dentro en mi pechito. Usualmente, como ya saben por mi directamente, cogía casaca y llaves y me dirigía sin más a la casa de Neto y me dedicaba a desahogarme en un grito de aquellos que extraño dar, un grito que contenía TODO lo que tenía acumulado y que no me dejaba vivir tranquila. Un grito que venía acompañado por lágrimas y llantos incontrolables, risas y carcajadas estruendosas y sinceras. Era genial, no necesitaba psicólogo ni nadie que me mire con cara de "Pobre chica...".
Tras la partida de Neto me dediqué a buscarle sustitutos a la situación. Traté de irme al Malecón a desahogarme, pero resulta que los vecinos casi me linchan. En la casa de Rojo no estaba en confianza tanto como en la casa de Neto y sinceramente no me apetececía su casa, porque para el momento en el que se fue Neto la conversacion/confesión de Rojo aún pululaba en el ambiente. Honestamente tengo que admitir que me tragué eso de que haciendo ejercicio la mente se despeja, el cuerpo se ocupa y así botas todos tus demonios internos. Debe ser así, no? Pero NO. No soy lo suficientemente constante con eso de levantarse temprano para salir a ejercitarme. Terminé por darle 15 vueltas al Pentagonito en media hora... en mis sueños.
Buscar psicólogo resultó aún más dificil que cualquier otra cosa, porque si les contara cada pata o señora con los que me he visto abandonada en medio de una oficina demasiado cómoda para mi gusto o demasiado fría como para decir siquiera HOLA. Simplemente esa fue plata al agua. Y además que me salían muy caros.

Pongamos las cosas claras ahora. Las rabietas y berrinches son cosa de estos últimos meses y, para ser más exacta, de este último año. No suelo andar por ahí declarando "Tengo una cojuda rabieta maldición!!!", pero basta con ver - ya me di cuenta - como rechinan mis dientes y arqueo las cejas para que sepan de la situación. Oh! He ahí una rabieta :)
Estaba con Lucho conversando una madrugada en que mi hermana dormía a más pierna suelta que lo acostumbrado y me di cuenta que todos los sentimientos encontrados que tengo son contra mí. Por qué? Pues quien michi lo sabrá, yo no al menos. Si es que alguien tiene un don sobrehumano y vampirezco (Sí, lo admito, ya me comí Twilight en 2 horas y para el final del día termino New Moon, Eclipse y Breaking Dawn... Wiiii!!!! XD) y me diga que es lo que pasa en mi sobrepoblada - de ideas y enredos naturalmente - cabecita, pues le estaría eternamente agradecida, pero hasta que no aparezca un Edward o una Alice Cullen pues digamos que no voy a tener ni idea. Al menos - digamoslo así - por ahora las rabietas son un signo de que no me agrada como voy. Bueno, eso es poco, me enoja sobremanera y tan mal, pero como no tengo manera de atacarme directamente como lo haría con otros (Chato me ha gozado en vivo y en directo, por fono, msn, face, etc, etc, etc... Pobre) me lo guardo y sigo para adelante como siempre.

...

...

...

Pero... Ah! Siempre hay un pero en las historias o hipótesis!

...

...

...

Ayer domingo hice un descubrimiento alentador en medio de un experimento completamente salido de la nada y completamente improvisado. Los resultados positivos se los debo a mis buenos amigos Naty y Richi por sacarme de la rutina familiar un domingo por la tarde y sacarme a caminar y a reírme como no lo hacía en un tiempito ya. Cierto, nota personal, los domingos también se van acumulando peligrosamente en el Estallómetro de mis rabietas.

Continuando... Si solo me va a costar dos soles el ir y sacar toda la rensión acumulada pues no hay problema!!! Lo que pasa es que nos fuimos al Moy ayer en la noche, al de Larcomar. Antes estuvimos charlando en el Z y caminando caminando llegamos al Moy. Entramos y despues de meses me puse a jugar Mario Carts. Jugamos varias cosas y hasta hicimos el ridículo en esas maquinas que no deseo mencionar, pero que te muestran que pasos debes seguir en las canciones, es todo. Ya para el final, quedaban 2 soles en la tarjeta y no queríamos dejarlos ahí abandonados y justo me di cuenta en ese momento del juego bendito de Aplastar la Cucaracha!!!! BENDITO!!! Si como no fuera suficiente aliciente el que deteste de manera mitológica y casi mística a los bichos en cuestión, el solo imaginar mi rostro y la rabia que me doy por ser tan yo (tímida, seria, introvertida, callada, jodida, indecisa, cambiante, predecible, etc, etc, etc...) pues me gané más tickets de los que podría ganar una persona normal. LAS HICE PURÉ!!!! Mua JaJaJa!!! O sea que hallé la forma de atacarme directamente sin que ninguna parte de mi ser sufra daños significativos por eso. Punto a favor del jueguito cucarachesco!!

Por unos significativos dos doles tensión out. Nice.

Y bueno, por ahora las rabietas seguirán su curso, yo lucharé por seguir controlándome y, ahora, cada vez que esté llegando al punto máximo de ebullición me iré al Moy y me atacaré a mí misma por ser tan Yo. NO está mal, eh?

Y al final... solo digo!

5 comentarios:

Fiore dijo...

Es mejor un poco de control mi querida Mili Mili porque no sabemos como puede reaccionar la otra persona

boss de esposita primeriza, gracias por los saluditos

kev dijo...

que voluble eres.

Rojo dijo...

tus rabietas son adorables chata, todo un espectaculo, pero selfcontrol es positivo. si q si. extrañandote. Rojo.

Betoxico dijo...

Se = los domingos.. son más aburridos y como q solo tngo q estar en house.. Oshee ya está dale una chequeado, en parte eres una de las creadoras por dar el visto bueno al nombre.. cuiedese nos leemos

NaTy dijo...

Tengo que decir la verdad, me llamaron ayer las cucarachitas al celu y me dijeron k eres una maldita y que te odian!!! ya dejalas en ps mi chola!! k carajo te han hecho!!! weno de veras que espero que se repita me diverti mucho y no se si Rixito te conto pero luego de que nos fuimos regreso caminando a Benavides y se lo kisieron levantar 2 tipos!!! me puedo morir!! imaginate hasta le ofrecieron plata yo creo que termino mas traumado que cuando le probamos el vestidito en ripley!!