sábado, 20 de diciembre de 2008

Un post de sábado por la noche

Y bueno, este sábado no me dio la gana de ir a dos fiestas, no me dio la gana de salir a chupar como me propuso una amiga y en realidad no tengo ganas de nada! Ok... ALERTA! ALERTA! (imaginen luces rojas intermitentes ahorita) No es buena señal, oh sí?

Bueno, en realidad tengo ganas de estar tranquila y al aire libre, pero no sola sino acompañada, pero una compañía que no hable porque en momentos así no hablo mucho. Cuando tengo ganas de estar tranquila, al aire libre y acompañada soy pésima para mantener una conversación decente porque mis respuestas son tan cortantes o tan vagas y monosilábicas que... en fin, me entienden, no? Es por eso que en este momento, en que me encuentro delante del monitor y no haciendo lo que tengo ganas de, me doy cuenta que metí la pata y me zambullí hasta la coronilla: No tengo a quien llamar o a quien pedirle que me acompañe y esté segura que me dirá que sí o que sepa como soy en momentos así. Jodida pues, ya me jodí.

Verán, soy una persona muy inestable según me he dado cuenta y las pocas personas que me dan seguridad y estabilidad no son precisamente mi familia (es que mi family me ve así y simplemente me dejan tranquila y SOLA) sino que son esos que me aguantan y son tan ellos conmigo. Lo malo es que uno anda fuera, el otro anda fuera y... que casualidad! el otro tambien!! Neto? Brasil, luchando por no caer en la tentación de ir a ver a su ahora alejada esposa y rogarle que vuelva con él. Rojo? Estudios cruzando el charcote. Y el Chato? Bueno, no sé si ustedes se imaginen, pero el Chato está haciendo lo que mejor sabe: revolcarse con chicas de dudosa moral y, lo que es mejor, a esta se la llevo al Norte (por eso nunca me ofrece llevarme). TRES, 3, tres... solo tres patas que siempre me han rescatado y que me rescatarían si estuvieran cerca, pero... PERO.

Debí hacer más amigos, pero no soy de esas personas que mantengan mucho contacto. Tal vez si fuera más como soy... pero usualmente no soy de intimar mucho con personas que no sean cercanas. "Ok Mili, pero como quieres que sean cercanas si no estrechas el lazo, la amistad?" y les doy la razón, pero la rspuesta es tan "no sé" que para que les digo pues. Yo creo esto: que si vas a ser amigo de alguien simplemente se da y listo.

Para llegar a ser tan cercana y unida a mis hombre no tuvimos que hacer gran cosa por conocernos, todo fluyó y las cosas fueron pasando y nosotros fuimos acercándonos. La verdad es que con ellos era igual de cortante, jodida, parca y distante que con cualquiera, solo que ellos estaban bien con eso y yo estaba bien con ellos así que estando bien unos con otros seguimos el camino iluminado de "seamos amigos y veamos a donde llegamos". Otro punto importante es que a ellos no los conocí en una fiesta o en un bar o algo así. Neto? Neto ya es historia de hace siglos (UPC, te amo solo por Neto). Rojo = Neto y el Chato salió de otra casa de estudios en mi lista, solo que con él no compartía cursos, solo la Coca-Cola de las horas libres (Neto le habló un día que me fue a recoger y ahí empezó).

Ellos me aguantaron en mis altas y mis bajas y yo a cada uno de ellos también, ellos me malacostumbraron a muchas cosas que ahora ya no tengo con quién y JODE, pero supongo que otra vez tendré que encontrar a "alguienes" que pasen a ser los siguientes cuyos números telefónicos me aprenda de memoria y no los tenga en el cel. O simplemente, y tal vez, ahora me toque a mí encontrar a alguien que valga por tres, porque la vida da muchas vueltas y ya va siendo hora poco a poco, pero mis hombres sienpre van a andar rondando por ahí. Ok, entiendo que debe ser feo, pero no comparo en voz alta, eh? Aunque si después alguien llega a ser tan cercano y pues con confianza suficiente, pues le suelto todo en su cara calata y punto. Que vainas.

Quiero una jardineada. NECESITO una jardineada. Extraño el jardín de la casa de Neto, extraño la casa del jardín de la casa de Rojo. Ir al parque acá por mi casa no es lo mismo si voy sola, caminar por el Malecón sola no es tan relajante y filosófico. Hace tiempo que no voy al Olivar y mi banca debe pedirme volver a gritos. Nadie más está dispuesto a salir a caminar porque sí y en silencio sin sentirse incómodo por eso, llegar a uno de los parques del camino y tirarse al pasto porque sí y ver el cielo. Nadie se asombra por ver más de tres estrellas en el firmamento limeño. Nadie aprecia el que justo en ese parque unos gavilanes acanelados estén anidando. Nadie va a decir en el momento preciso que vayamos por un café porque nadie sabe que me gusta el café a morir y nadie va a asumir que estoy acostumbrada a que me inviten ese café. Nadie va a soltar preguntas porque sí de vez en cuando para que todo no sea silencio. Nadie va a estar cómodo con mis respuestas monosilábicas y cortantes. Nadie va a asumir que me siento rara y medio bajoneada y va a saber el porqué sin preguntármelo. Pero sobre todo NADIE va a abrazarme como me gusta porque nadie sabe cómo me gustan los abrazos ni en qué momento darlos.

Definitivamente ando jodida. Este es uno de esos momentos en los que usualmente cogía mis llaves y me iba a la casa de Neto, tocaba el timbre y entraba de frente sin saludar a nadie, directo al jardín. Llegaba a gritar con todas mis fuerzas para sacar eso que me molestaba y que no sabía (ni sé) que era y las lágrimas después eran normales. Neto venía y se tiraba a mi lado en el pasto y que él esté a mi lado tirado en el jardín abrazándome era suficiente para sentirme mejor y volver a ser yo. Nadie decía nada en la casa, Lucía venía después con un par de cafés y los dejaba cerca nuestro en el pasto. Supongo que hay ocaciones en que la realidad abruma y simplemente hay que defogar la presión, dejar salir todo aquello que no gritaste, las disculpas que no diste, los errores que cometiste, los abrazos que no diste a quienes se te antojaba en momentos x. Debe ser que a veces la soledad abruma y en momentos específicos entramos en pánico porque nos damos cuenta de que estamos solos. Será.

Solo digo...

2 comentarios:

Pay dijo...

simpre pasa, y siempre estaremos jodidos, jodidos, recontra jodidos.

Neto dijo...

la jaus siempre te recibe, Lu te extraña y mi camioneta ahí espera q t animes a cogr las llavs y llevarla a dar unas vueltas. Si vas a ser tu anda que mi madre ya pregunta si estás bien o si ya los reemplazaste.

Abrazos sis